Todos los mensajes etiquetados factores de riesgo

Efecto de la obesidad abdominal como factor de riesgo de ICTUS

Hola lectores de Tratamientoictus.com. Hoy vamos a compartir una noticia de 20minutos.com sobre el riesgo que tiene la obesidad abdominal para sufrir Ictus

Resultado de imagen de obesidad

Como podemos leer en la web 20minutos.com «Un estudio liderado por el Hospital del Mar de Barcelona ha demostrado que la obesidad abdominal aumenta más el riesgo de sufrir ictus en mujeres que en hombres, ha informado este jueves el centro en un comunicado. El trabajo, publicado en la revista ‘European Journal of Neurology’, ha contado con 388 participantes con ictus isquémico tratados en el hospital y 732 voluntarios sanos como grupo de control.

El estudio ha sido impulsado por Ana Rodríguez y Jaume Roquer del Servicio de Neurología del Hospital del Mar e investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim). Por primera vez, un estudio pone de manifiesto la asociación entre la acumulación de grasa en el abdomen en función del género y el ictus, lo que puede ser una nueva herramienta para predecir el riesgo de sufrirlo. Índice de masa corporal Según los investigadores, un mayor índice de masa corporal (IMC) previene el riesgo de infarto cerebral en hombres: «Esto concuerda con la denominada ‘paradoja de la obesidad’, que relaciona la obesidad con una menor mortalidad y recurrencia de ictus», según Rodríguez. Por otro lado, la obesidad abdominal, considerada independientemente del índice de masa corporal, «constituye un factor de riesgo para ambos sexos», aunque mucho más acusado en mujeres. Según la investigadora, el índice de masa corporal «no es un indicador fiable» para la predicción del riesgo de ictus, ya que informa del peso pero no se puede saber la grasa -que es la que aumenta el riesgo de ictus- y del peso de la masa magra.

La investigación ha calculado el IMC y la obesidad abdominal -mide la cintura y el ratio cintura-altura de los 1.120 participantes-, y tanto los pacientes como el grupo de control mostraron índice de masa corporal parecidos, aunque la circunferencia de la cintura y el ratio cintura-altura eran mayores en pacientes de ictus. Infarto cerebral El infarto cerebral isquémico es la primera causa de muerte en mujeres.

El infarto cerebral isquémico o ictus isquémico se produce cuando una parte del cerebro deja de recibir sangre súbitamente debido a la oclusión de alguna de sus arterias. Es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres en España y, a largo plazo, puede dar lugar a diversas discapacidades; entre sus factores de riesgo están las interacciones ambientales, genéticas y sistémicas.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3034393/0/obesidad-abdominal-aumenta-mas-riesgo-sufrir-ictus-mujeres-que-hombres/#xtor=AD-15&xts=467263

Más

Ataque cardiovascular sin factores de riesgo

Buenos días lectores de Tratamientoictus.com

Hoy vamos a compartir una noticia de Lasprovincias.es sobre los infartos en personas sin factores de riesgo.

Resultado de imagen de cardiovascular risk

«Fumar o el sedentarismo son factores de riesgo para la enfermedad cardiaca, pero un 50 % de las personas que sufren infarto o ictus cerebral no los tienen, por lo que hay que buscar en la genética. Ahora, un estudio prueba el vínculo entre mutaciones no heredadas en células sanguíneas y la aterosclerosis.

Los resultados se publican en la revista Science, en un artículo liderado por el español José Javier Fuster y el profesor Kenneth Walsh, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EEUU).

Han participado también María Ángeles Zuriaga (del mismo centro estadounidense), Vicente Andrés y Cristina Rius, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), entre otros.

El estudio, realizado en ratones, abre la vía a futuros tratamientos preventivos para la aterosclerosis en determinados individuos, una enfermedad caracterizada por la formación de placas de ateroma -compuesta por grasas, colesterol o calcio- dentro de las arterias.

Con el tiempo la placa se endurece y estrecha las arterias, lo que limita el flujo de sangre rica en oxígeno, y esto puede causar ataque cardíaco o accidentes cerebrovasculares.

A lo largo de la vida, nuestras células sufren daños que en parte afectan al ADN y se van produciendo mutaciones en los genes, explica a Efe el investigador Vicente Andrés, del CNIC, quien señala que algunas de estas se reparan y otras no, las cuales vamos acumulando.

Estas mutaciones se llaman somáticas y son espontáneas, no heredadas (el envejecimiento está relacionado con una mayor frecuencia de este tipo de mutaciones en células hematopoyéticas, que se encuentran en la sangre periférica y en la médula ósea).

La comunidad científica ya ha demostrado la vinculación entre esta acumulación de mutaciones somáticas y un mayor riego a padecer algunos cánceres hematopoyéticos, como leucemias, y estudios recientes en humanos sugieren que también podría haber relación con el infarto de miocardio o ictus cerebral.»

Si busca un equipo en Madrid para la neurorrehabilitación a domicilio de su familiar contacte en el 654520362 con el Coordinador del equipo multidisciplinar (logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional y psicología) de www.tratamientoictus.com. El precio de la sesión en Madrid capital es de 35 euros, pudiendo variar en el resto de la Comunidad Autónoma.

Más

Factores de riesgo de Accidentes cerebrovasculares

Buenos días lectores de Tratamientoictus.com

Hoy vamos a compartir una noticia de Elpais.com (recomiendo leer la noticia completa)

«Un equipo de científicos ha descubierto un nuevo factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de muerte en todo el mundo.

Resultado de imagen de factores de riesgo cardiovascular

Estas dolencias se cobran cada año unos 17 millones de vidas, según la Organización Mundial de la Salud. Los factores de riesgo para sufrir un infarto, un ictus u otra dolencia de esta clase incluyen la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, fumar… Todos se identificaron hace más de medio siglo, pero juntos no llegan ni de lejos a explicar todos los casos existentes. Algunos estudios señalan que hasta el 60% de los pacientes con estas enfermedades presentan uno o ninguno de estos riesgos conocidos.

El nuevo estudio, liderado por científicos de la Universidad de Boston y la de Yale (EE UU), y en el que han participado cuatro investigadores españoles, ha demostrado que las mutaciones en las células sanguíneas que se acumulan con el envejecimiento promueven la formación de placas dentro de las arterias, o aterosclerosis, y también la inflamación que agrava las dolencias circulatorias.

La aparición de mutaciones en las células es una causa bien conocida de cáncer, pero hasta ahora no se había demostrado que además pudieran tener un papel en otras enfermedades asociadas al envejecimiento. El nuevo estudio se ha centrado en Tet2, uno de los genes que aparece mutado en células madre de la sangre y que promueve el riesgo de cáncer. José Javier Fuster y María Zuriaga, de la Universidad de Boston, y Vicente Andrés y Cristina Rius, en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, diseñaron los experimentos en ratones para investigar el papel del gen mutado.

Los resultados, publicados hoy en la revista Science, “sugieren que las células mutantes en Tet2 aceleran el desarrollo de aterosclerosis porque dan lugar a células inmunes que producen cantidades elevadas de una proteína implicada en respuestas inflamatorias, la interleuquina 1 beta”, explica José Javier Fuster. Además estas células mutadas proliferan mucho más rápido que las sanas, aunque los investigadores han descubierto una forma de detener su avance. “Cuando tratamos a los ratones con un fármaco que bloquea la producción de esta proteína, suprimimos completamente la aterosclerosis acelerada en los ratones portadores de células mutantes en Tet2”, añade Fuster.»

Si busca un equipo en Madrid para la neurorrehabilitación a domicilio de su familiar contacte en el 654520362 con el Coordinador del equipo multidisciplinar (logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional y psicología) de www.tratamientoictus.com. El precio de la sesión en Madrid capital es de 35 euros, pudiendo variar en el resto de la Comunidad Autónoma.

Más

Ejercicio físico para prevenir el Ictus

Hoy compartimos una noticia del blog Cosas del Cerebro del diario ABC sobre el ejercicio físico y sus efectos en la hipertensión y los factores de riesgo del Ictus. A continuación podéis leer el artículo completo. Recomendamos leerlo también en la web donde ha sido publicada la noticia

«La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo del accidente cerebrovascular, más comúnmente conocido como ictus. Y el ejercicio tiene un papel muy importante para devolver la presión sanguínea a sus valores normales. Sin embargo, son pocos los médicos que aconsejan a sus pacientes practicar actividad física de forma regular como parte integral de tratamiento de la hipertensión.

La mayoría de las veces la hipertensión se puede controlar con fármacos y cambios y en estilo de vida, que incluyen, mantener un peso saluble, una alimentación cardiosaludable rica en potasio y fibra, dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol y sal, evitar las situaciones de estrés o aprender a manejarlo de forma efectiva (incluyendo la práctica de técnicas de relajación, meditación o yoga). El ejercicio, como cambio en el estilo de vida, sirve para mantener un peso saludable además de ayudar a combatir el estrés.

Un comentario publicado en “Journal of human hipertensión”, destaca un estudio sobre de la Universidad de Michigan en el que se preguntó a casi medio millón de hipertensos si su médico o el personal de enfermería les habían aconsejado practicar ejercicio como una forma efectiva de reducir la hipertensión y, en caso afirmativo, si habían seguido el consejo. Inexplicablemente el 20%, uno de cada cinco, no habían sido informado del beneficio del ejercicio para combatir la presión sanguínea elevada, ni se lo habían recomendado.

Entre los que sí habían recibido como parte de su tratamiento el consejo de hacer ejercicio, la probabilidad de que lo siguieran como parte de su terapia era del doble. Solo el 14,8 % de los encuestados hipertensos a los que se prescribió la actividad física hacían tanto ejercicios aeróbicos como de resistencia. Un tercio hacían ejercicio aeróbico solamente, y un 7,2 % sólo ejercicio de resistencia.

“Estos resultados exigen un examen de si asesoramos a nuestros pacientes adecuadamente y si ellos escuchan nuestros consejos”, señala la revista. Como aspecto a destacar del estudio, que se basa en una importante encuesta a nivel nacional realizada en Estados Unidos, hay que citar que han investigado el papel del ejercicio de resistencia en la hipertensión, que ha recibido relativamente poca atención en comparación con el ejercicio aeróbico.

Sin embargo, el ejercicio de resistencia es fundamental como complemento en la prevención y control de la hipertensión. La adaptación cardiovascular mejora con ejercicios regulares de resistencia y se reduce la presión arterial en  estado de estrés y reposo. Y es que los deportes de resistencia moderados activan el corazón y el sistema circulatorio.

Actividades como caminar a paso ligero, hacer bicicleta estática, nadar, subir escaleras o incluso bailar, son ejemplos de ejercicios de resistencia que se sabe que además de mantener en forma el corazón, los pulmones, el sistema circulatorio y mejorar la aptitud física general, también tienen efectos beneficiosos para el cerebro.

Si el ejercicio tiende a reducir la presión arterial, debido a un fenómeno que se denomina hipotensión post-ejercicio,  especialmente beneficioso para las personas con hipertensión arterial, ¿como se explica que uno de cada cinco pacientes con hipertensión no hayan sido asesorados para hacer ejercicio?, se pregunta la revista. Y añade que aunque el estudio no ofrece una respuesta a esa pregunta, los médicos deben preguntarse a sí mismos si están recomendado el ejercicio como parte del tratamiento y si están dándole la importancia suficiente frente a otras pautas saludables.

“No es posible discernir a partir de este estudio si el asesoramiento aumenta la adherencia al ejercicio. Pero la hipertensión es tan frecuente que incluso un modesto efecto de los consejos sobre el comportamiento beneficiará a muchos pacientes. Claramente, estamos obligados a hacer saber a nuestros pacientes hipertensos que el ejercicio es beneficioso”.

Artículos relacionados:

Ejercicio físico y deporte en Ictus

Más

La contaminación favorece la aparición de Ictus

Hoy compartimos una noticia del diario ABC por Pilar Quijada sobre la relación del Ictus y la contaminación. Es un factor no descartable dentro de las grandes ciudades donde estamos diariamente expuestos a múltiples factores contaminantes.

«Somos conscientes de que los factores de riesgo tradicionales para el accidente cerebrovascular son la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes y el tabaquismo. Sin embargo, solemos pasar por alto la posibilidad de que el aire que respiramos a diario pueda suponer también un riesgo de accidente cerebrovascular significativo. Es una llamada de atención de Jeffrey S. Berger, de la Universidad de Nueva York, que ha participado en un estudio que relaciona la contaminación del aire respirado con el estrechamiento peligroso de las arterias del cuello, que tiene lugar antes de los accidentes cerebrovasculares.

El estudio se ha presentado en la 64ª Sesión Científica Anual de Cardiología americana y se publica en la revista de la Asociación Americana de Cardiología. Los científicos analizaron los registros de pruebas médicas de más de 300.000 personas que viven en Nueva York, Nueva Jersey o Connecticut. Y encontraron que las personas que viven en los códigos postales con los más altos niveles medios de contaminación de partículas finas eran significativamente más propensos a mostrar signos de estrechamiento (estenosis) de las arterias carótidas internas, en comparación con los que viven en los códigos postales con niveles mínimos de contaminación.

Clasificación del material particulado en la atmósfera urbana. Fuente: Ecologistas en Acción.

Las partículas finas contaminantes, también llamados “PM 2,5″ tienendiámetros inferiores a 2,5 milésimas de milímetro, 100 veces más delgadas que un cabello humano, y en su mayoría son subproductos de motoresde combustión y la quema de madera. Desde hace tiempo están bajo sospecha por su pequeño tamaño las hace “respirables” y que se puedan acumular en el sistema respiratorio. Su tamaño hace que sean 100% respirables, penetrando en el aparato respiratorio y depositándose en los alvéolos pulmonares, incluso pueden llegar al torrente sanguíneo. Además estas partículas de menor tamaño están compuestas por elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos) que los que componen, en general, las partículas contaminantes más grandes, como las PM10.

Las PM2,5 Se han asociado, cada vez con mayor consistencia científica, connumerosos efectos negativos sobre la salud, como el aumento de las enfermedades respiratorias y la disminución del funcionamiento pulmonar. Los grupos más sensibles –niños, ancianos y personas con padecimientos respiratorios y cardiacos– corren más riesgo de padecer los efectos negativos de este contaminante, según un informe de Ecologistas en Acción.

Desde la década de 1950, señalan los investigadores estadounidenses, los episodios de alta contaminación atmosférica pueden asociarse a incrementos temporales en ataque cardiaco. Y los estudios más recientes han relacionado el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular a la exposición a la contaminación a largo plazo, incluidas las partículas  PM 2,5.

“La mayoría de los estudios en esta área se han centrado en el corazón y las arterias coronarias. Nadie ha mirado a otras partes del sistema vascular, en particular, las arterias carótidas,” destaca otro de los investigadores.

Aporte sanguíneo al cerebro

Las dos arterias carótidas internas están situadas a ambos lados del cuello y proporcionan la mayor parte del suministro de sangre al cerebro. Losictus a menudo se producen cuando la placa acumulada se desprende de una sección estrechada de la arteria carótida y bloquea los vasos bloques más pequeños en el cerebro.

En el estudio, los datos del estrechamiento de carótida se obtuvieron de las pruebas de ultrasonido Doppler, el método de imagen más utilizado, en 307.444 residentes en los tres estados mencionados entre 2003-2008. Las personas con enfermedad de la arteria carótida conocida en el momento de la prueba de ultrasonido fueron excluidos del conjunto de datos. Los datos de contaminación para el período provinieron de la Agencia de Protección Ambiental.

Los análisis mostraron que quienes vivían en los distritos más contaminados en los tres estados para las partículas PM 2,5, eran un 24% más propensos al estrechamiento de la arteria carótida interna, definido como una reducción de la luz de la arteria al menos a la mitad.

Para las personas en buen estado de salud, el nivel de contaminación del aire probablemente no representa un riesgo significativo. Pero para las personas muy jóvenes, de edad avanzada o con otros problemas médicos, la contaminación del aire sí podría ser una fuente importante de riesgo de enfermedad cardiovascular, alertan los autores, que indican que este riesgo es otro motivo más para controlar estrechamente los niveles de contaminación.

Los resultados también apuntan a la contaminación del aire como un factor potencial que podría ayudar a explicar por qué algunas personas, como las que tienen diabetes, parecen ser más susceptibles a los problemas cardiovasculares que otros. De ahí que recomienden que las personas con otros factores de riesgo cardiovascular sería prudente que limitaran la cantidad de tiempo que pasan al aire libre en los días con niveles de contaminación del aire altos.

Los investigadores aclaran que al tratarse de un estudio poblacional fue un estudio de la población no se puede establecer una relación causa-efecto, “pero ciertamente sugiere la hipótesis de que la reducción de los niveles de contaminación reduciría la incidencia de estenosis de la arteria carótida y accidente cerebrovascular“.

Los científicos aún no están seguros de cómo la contaminación del aire contribuye a la enfermedad vascular. Los estudios han indicado que podría hacerlo, en parte, al provocar cambios químicos adversos en el colesterol de la sangre, mediante la promoción de la inflamación, y haciendo a las plaquetas sanguíneas más propensas a formar coágulos.»

Esperamos poder compartir más noticias de esta importancia con vosotros.

 

Más