Noticias

A través de esta sección os actualizaremos las novedades sobre el Tratamiento del Ictus y las actividades que vamos planificando en esta Web.

Estrategias para proteger el cerebro

Compartimos unas recomendaciones para afrontar el problema del deterioro cognitivo publicados por el diario elmundo.es

  1. Haga ejercicio. Numerosas investigaciones han demostrado cómo el ejercicio es un gran aliado para la memoria y su mantenimiento. Resaltan la activación de una molécula conocida como el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, del inglés brain-derived neurotrophic factor) que pertenece a las neurotrofinas, una familia de proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas, incluso a edades avanzadas. Es decir, nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio y prevenir el declive de los años. Además, ayudará a mantener a raya el peso y el perímetro de la cintura, que no sólo multiplica el riesgo de problemas coronarios o accidentes cerebrovasculares, también se ha asociado a la demencia. José Álvarez, jefe de servicio de Neurología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, lo subraya en su consulta: «La actividad física, sobre todo el ejercicio aeróbico, aumenta la neuroplasticidad y el número de neuronas. Como mínimo debería realizarse tres veces por semana»
  2. Resultado de imagen de gerontogimnasia
  3. Controle el azúcar y la tensión. Las personas que tienen diabetes, hipertensión arterial y altos niveles de colesterol LDL (‘el malo’) entre los 40 y los 64 años son más propensas a perder células cerebrales y sufrir así problemas de memoria y habilidades cognitivas. Los expertos insisten en el adecuado tratamiento de estos tres factores. Uno de los datos expuestos en la II Cumbre Mundial de Innovación en Salud (Wish Qatar), celebrada el pasado mes de febrero, en la que se discutió sobre demencia, apuntaba que una persona con hipertensión no tratada tenía 1,6 veces más riesgo de demencia.
  4. Evite el estrés. Episodios como un divorcio, la muerte de un familiar o problemas laborales, por ejemplo, podrían causar una cascada de reacciones fisiológicas en el sistema nervioso central, el sistema endocrino, el sistema inmune y el cardiovascular que, de forma conjunta, afectarían al funcionamiento del cerebro y, en consecuencia, aumentarían las posibilidades de desarrollar demencia.
  5. Aléjese de la depresión. Se ha visto que la inflamación del tejido cerebral que se produce con esta enfermedad mental puede contribuir al desarrollo de demencia. También ciertas proteínas del cerebro que se elevan si se sufre depresión y algunos hábitos vinculados a una depresión de larga duración, como la dieta, la cantidad de ejercicio que se realiza o el menor tiempo que se dedica a interactuar con otras personas, también influye en la pérdida cognitiva patológica. «Un cerebro optimista ayuda a ser más feliz y retrasa la oxidación cerebral y el riesgo de sufrir un ictus o Alzheimer», sentencia el neuropsicólogo Álvaro Bilbao.
  6. Duerma y descanse. El sueño no sólo tiene efecto inmediato en las funciones intelectuales y el estado de ánimo, sino que a largo plazo crea nuevas conexiones neuronales que protegen al cerebro de enfermedades neurodegenerativas.
  7. Deje de fumar. Además de sus efectos perjudiciales en cuanto a accidentes cerebrovasculares y enfermedades coronarias, aumenta en un 60% el riesgo de demencia. Según la OMS, puede estar detrás de hasta el 14% de los casos de Alzheimer.
  8. No beba. Un elevado consumo aumenta el riesgo de demencia y atrae enfermedades cardiovasculares, que son favorecedoras de las lesiones neurodegenerativas.
  9. Alíese con la dieta mediterránea. Este patrón alimenticio regado con aceite de oliva virgen extra o frutos secos no sólo protege al corazón, también al cerebro. Según la literatura científica, mejora significativamente la capacidad cognitiva de las personas mayores. Se recomienda, además, evitar la sal, los conservantes y los colorantes, que contribuyen a la inflamación del cerebro. Algunos estudios, puntualiza el Álvarez, «sugieren que el consumo moderado de café mejora el rendimiento cognitivo».
  10. Active su cerebro. La curiosidad y las nuevas experiencias también protegen de estos trastornos. Una persona muy cultivada, a lo largo de su vida, logra un cúmulo de conexiones sinápticas tan importante que su cerebro puede llegar a pesar 100 gramos más. En aquellas personas a las que les gusta la lectura, escribir, debatir o escuchar música, la pérdida de memoria asociada a la edad se retrasa. «Desaconsejamos las actividades pasivas como ver la televisión. Es preferible que huyan de la rutina, hagan cosas nuevas, se apunten a clases de baile, se aficionen a juegos recreativos, hacer crucigramas, puzzles, tetris, aprendan un nuevo idioma, hagan voluntariado… Huir de lo que se hace habitualmente requiere formación de sinapsis que ayudarán a combatir el envejecimiento. Es importante tomar decisiones», resume el neurólogo del Vall d’Hebron.
  11. Relacíonese y déjese querer. Junto con el ejercicio físico, la socialización ayuda a generar neurotransmisores, fortalece el sistema inmonológico y ayuda a prevenir la inflamación del cerebro, que interviene en el desarrollo de Alzheimer.
Más

¿No existe neurogénesis?

Hoy compartimos una entrevista de ABC a D. Pasko Rakic, director del Dpto de neurobiología de la Universidad de Yale. Este gran científico pone en duda la neurogénesis, pero destaca la importancia de este hecho para el ser humano.

«Pasko Rakic es director del Departamento de Neurbiología y del Instituto Kavli de la Universidad de Yale. Es experto en el desarrollo del cerebro. Su carrera como investigador comenzó en 1962 con un trabajo que ha hecho historia. Demostró que las neuronas de la corteza cerebral, la parte más evolucionada de nuestro cerebro, se originan fuera de esa estructura y desde allí emprenden un «largo viaje» hasta su destino.

Publica asiduamente en revistas del prestigio de «Science» o «Nature» y su trabajo tiene un gran impacto, con casi de 45.000 citas. Entre sus muchos galardones destaca el Premio Kavli, el más prestigioso en Neurociencia. Rakic ha visitado Madrid invitado por la Cátedra UAM-Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, que dirige la doctora Carmen Cavada. Durante su estancia ha recibido también el diploma del Instituto Cajal-CSIC.

-El eterno debate, genes o entorno, ¿qué influye más en el cerebro?

-Mucha gente me hace esa pregunta y yo les digo que los genes influyen el 100%. ¿Significa eso que el entorno en que crecemos no tiene importancia? No. También tiene una influencia del 100%. Tal vez la pregunta está mal planteada. Más bien habría que preguntarse quién actúa primero. Obviamente los genes, porque el entorno debe tener algo sobre lo que actuar, en este caso el cerebro, que se forma por la combinación de los genes de nuestros padres. Los genes nos dan las oportunidades y el entorno nos permite hacerlas realidad.

-Nacemos con muchas más neuronas y luego perdemos gran parte de ellas desde la infancia, ¿por qué?

-No lo sabemos, pero podemos intuirlo. En biología nada está preestablecido. Vivimos un mundo cambiante, con muchas cosas que asimilar. La evolución produce neuronas en exceso y luego las selecciona. Si algo es bueno queda fijado en las conexiones entre las neuronas, y si esas conexiones y neuronas no se usan se eliminan. El exceso de conexiones podría estar justificado porque en los primeros años tenemos toda la vida por delante para almacenar experiencias.

-Aunque se habla mucho de la neurogénesis, usted sostiene que tras el nacimiento no nacen más neuronas en la corteza cerebral humana…

-Todas las evidencias indican que no hay neuronas nuevas en la corteza cerebral humana, a diferencia de otras especies. No hay neurogénesis. Pero esto no es necesariamente negativo. Es muy positivo. Es el precio que pagamos por tener una memoria estable. Las neuronas de la corteza cerebral que estamos utilizando ahora nacieron cuando estábamos en el útero materno. Tienen nuestra misma edad y han ido adquiriendo experiencia y aprendido con nosotros. Si las reemplazáramos perderíamos esa experiencia y los recuerdos que guardan.

-¿Cómo cuidarlas entonces?

-Igual que los músculos se debilitan si no se ejercitan, con las neuronas pasa igual. O las usas o las pierdes. Y por supuesto hay que evitar exponerse a factores dañinos, como drogas o alcohol.

-¿Y cuando esas sustancias se consumen durante el embarazo?

-Interfieren con la migración celular, el proceso por el que, antes del nacimiento, cada neurona se coloca en el lugar que corresponde en el momento adecuado. Esto determina su estructura, función y las conexiones con otras células. Sustancias como el alcohol o la cocaína afectan a este proceso de migración y por tanto al correcto funcionamiento del cerebro.

-¿Tiene futuro la terapia con células madre en el cerebro?

-Su uso terapéutico es complicado en cualquier órgano, pero en el cerebro mucho más. En el hígado, por ejemplo, se pueden sustituir unas células por otras nuevas y harán la misma función que las antiguas. En el cerebro esto no ocurre, porque la función y conexiones de cada célula dependen del lugar concreto que ocupa. Si reemplazamos las neuronas de una persona de 50 años por otras nuevas, como decía antes, tendría que volver a la escuela o la Universidad, incluso aprender a hablar y recuperar lo que adquirió en todos esos años. Por eso pienso que el uso de células madre en el cerebro es un reto mucho mayor que en otros órganos.

-Y las neuronas derivadas de la piel, ¿qué potencial tienen?

-Para investigación son muy útiles, porque se puede tomar células de la piel de una persona con esquizofrenia, por ejemplo, y de una persona normal, transformarlas en neuronas y exponerlas a diferentes influencias ambientales, toxinas, rayos X, etcétera, y ver qué ocurre y cómo responden. Pero como uso terapéutico, por las mismas razones que en el caso anterior, no estoy seguro de que funcionen.»

Más

Cómo actuar ante un Ictus

Hoy compartimos un artículo de lavanguardia.com sobre cómo hay que actuar ante un Ictus. Espero que os sea útil

«Barcelona (Redacción de Vivirmejor.com).- Casi un tercio de pacientes de ictus o infarto cerebral podría salvar su vida o librarse de una grave discapacidad, si fueran atendidos rápidamente en las unidades específicas de esta enfermedad neurológica. Acudir lo antes posible a un hospital es fundamental. En ictus, tiempo es cerebro, afirma el Dr. José Álvarez Sabin, neurólogo.

Los síntomas de un ictus se caracterizan por una brusca alteración neurológica que se manifiesta a través de déficit de fuerza motora, pérdida de sensibilidad y de visión, visión doble, sensación de vértigo, entre otros. La probabilidad de poder tratar con rapidez a las personas con ictus favorece la mayor recuperación del paciente. Ante este cuadro, debe acudirse rápidamente a una unidad médica especializada, porque para que se produzcan lesiones irreversibles en el cerebro deben pasar varias horas.

Los estudios demuestran que los afectados de infarto cerebral que han sido tratados por un neurólogo presentan menor mortalidad, discapacidad y recurrencia de nuevos episodios.

Controlar los factores de riesgo

En la inmensa mayoría de casos no se trata de enfermedades hereditarias, aunque sí que es cierto, que hay determinadas personas que tienen una mayor predisposición a sufrir un ictus que otras.

Los factores de riesgo a los que hay que prestar atención son la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol elevado, algunas alimentaciones que favorecen el mayor riesgo de sufrir una trombosis y el sedentarismo, advierte el especialista. Es importante llevar a cabo una actividad física frecuente para tener menor riesgo de sufrir enfermedades en general, entre ellas el ictus.

La persona que una vez ha padecido uno tiene más posibilidades de presentar otro. Las posibilidades de sobrevivir a un ictus disminuyen cada vez que se tiene uno. Gran parte del éxito en la reducción de las secuelas y descenso de la mortalidad por ictus reside en los avances del tratamiento y la prevención.

Prevenir las secuelas

El ictus es una enfermedad muy frecuente ya que una de cada seis personas sufrirá uno al largo de su vida. Por tanto, es una de las enfermedades más frecuentes que hay. Por suerte, y gracias al mayor conocimiento de la población, cada vez se conocen a más personas que han sufrido uno en su vida. En un 10-15% de los casos las personas fallecen, en un 45% las personas se recuperan del todo y en el 50% de los casos los pacientes quedan con secuelas. En las primeras horas se pueden practicar técnicas para salvaguardar la salud e incluso actuar con intervenciones por vía intraarterial y por catéter, para hacer la trombolisis con dispositivos para extraer el trombo de la arteria y permitir la recanalización. Gracias a estas técnicas se puede controlar el ictus y revertir la tendencia de que un ataque cerebral no sea reversible. Con ello se ha reducido tanto la mortalidad como la invalidez que generaba.»

 

Más

La rehabilitación reduce la mortalidad tras un Ictus

Hoy compartimos un articulo científico del 2015 en strokejournal sobre los efectos de la rehabilitación precoz en los 3 primeros meses tras un Ictus y su influencia sobre la tasa de mortalidad.

El artículo está en Inglés pero es de fácil comprensión.

Background

To determine the survival of patients with stroke for up to 10 years after a first-time stroke and to investigate whether stroke rehabilitation within the first 3 months reduced long-term mortality in these patients.

Methods

We used the medical claims data for a random sample of 1 million insured Taiwanese registered in the year 2000. A total of 7767 patients admitted for a first-time stroke between 2000 and 2005; 1285 (16.7%) received rehabilitation within the first 3 months after stroke admission. The other 83.3% of patients served as a comparison cohort. A Cox proportional hazards model was used to estimate the relative risk of mortality in relation to the rehabilitation intervention.

Results

In all, 181 patients with rehabilitation and 1123 controls died, representing respective mortality rates of 25.0 and 32.7 per 1000 person-years. Rehabilitation was significantly associated with a lower risk of mortality (hazard ratio .68, 95% confidence interval .58-.79). Such a beneficial effect tended to be more obvious as the frequency of rehabilitation increased (P for the trend <.0001) and was more evident in female patients.

Conclusions

Stroke rehabilitation initiated in the first 3 months after a stroke admission may significantly reduce the risk of mortality for 10 years after the stroke.

Más

Casos curiosos tras un Ictus

Compartimos un artículo curiosos de la web Investigacion y desarrolloen la que describen casos curiosos de sintomatología tras un Ictus.

»

Olvidar uno de tus idiomas, no poder dejar de sonreír o cambiar de carácter… Según sea el impacto sufrido por tu cerebro tras un accidente cerebrovascular o ictus, así pueden ser las consecuencias.

Cuando el problema se presenta, deja sin oxígeno a una parte del cerebro, la zona muere por isquemia y destroza millones de conexiones cerebrales. Si se sobrevive al episodio, el cerebro intenta adaptarse y buscar nuevos atajos entre las conexiones supervivientes provocando cambios, muertes y olvidos irreversibles.

Por lo tanto, las consecuencias en el carácter, el comportamiento y las capacidades cognitivas del individuo son absolutamente imprevisibles, más allá de detectar y localizar la zona del cerebro donde se ha producido la matanza. Estos son algunos casos sorprendentes de cambios en pacientes que han sobrevivido al ictus.

 

El hombre que no puede dejar de sonreír

Malcolm Myatt, un camionero británico de 70 años, sufrió en 2004 un ictus que le afectó la sensibilidad de la parte izquierda de su cuerpo. La isquemia se produjo en su lóbulo frontal, el encargado de controlar las emociones. Desde entonces es incapaz de sentir tristeza y una inmensa mueca preside su rostro.

Pero no todo es tan simpático. No solo ha perdido la tristeza, también ha ganado graves problemas de memoria a corto plazo. Olvida cosas que ha hecho en el mismo día. Pero Malcolm ha convertido su principal secuela en una ventaja para intentar superar su enfermedad: no deprimirse le ayuda.

Malcolm tuvo suerte. Los pacientes que sufren una isquemia en esta zona del cerebro suelen perder la capacidad de detectar las emociones también en otras personas. Pierden la empatía, toda sensibilidad emocional y suelen ser absolutamente apáticos.

 

La mujer que olvidó el catalán

El 28 febrero de 2004 Isabel Palomeque, una joven enfermera de 24 años, sufrió un ictus mientras cenaba en casa de unos amigos. Su cara se destensó, empezó a balbucear y la parte derecha de su cuerpo dejó de responder. Inmediatamente entró en una fase de oscuridad -coma- que duraría 14 días y 14 noches. Había sufrido una hemorragia masiva debido a una malformación congénita de algunos vasos sanguíneos de su cerebro.

Isabel se despertó en el hospital con mucho frío, sin pelo, pesando solo 40 kilogramos y la angustia de no poder comunicarse ni moverse. Según cuenta en su libro, ‘Alta sensibilidad’, cuando despertó sólo podía decir cuatro palabras: ‘estoy’, ‘sinceramente’, ‘fish’ y ‘clapping’. Su principal síntoma era una afasia severa o pérdida de capacidad del habla. Perder la conexión total entre pensamiento y habla es de hecho la principal angustia de los que han podido superar el ictus.

En tres meses consiguió dejar la silla de ruedas y regresó al ‘colegio’ para aprender a leer y escribir. Isabel pasó por el Instituto Guttmann, un hospital especializado en el tratamiento de personas con daño cerebral, donde iniciaría la larga rehabilitación.

Le sigue costando mucho leer y escribir. Una de las secuelas de la afasia de Isabel fue perder su capacidad de expresarse en catalán, no así en castellano. Puede leer y comprender el idioma pero no puede hablarlo. Tampoco el inglés que sabía. Los expertos confirman que no es una secuela extraña, sobre todo si el idioma aprendido después de la primera infancia y las conexiones sinápticas de la memoria son más débiles.

 

El ingeniero que se convirtió en artista

Ken Walters era un ingeniero inglés de éxito hasta que en 1986 una excavadora le partió la columna vertebral en un accidente de obra. Las secuelas del accidente le tuvieron de visitas hospitalarias durante casi una década. Una de ellas fue un ictus en 2005, probablemente debido a todos los medicamentos que tomaba contra su colección de trastornos y dolores.

Durante aquel ingreso, con medio cuerpo paralizado, el señor Walters se despertaba cada madrugada para dibujar entre los papeles que usaba para comunicarse garabatos y dibujos abstractos. Nunca antes había mostrado ninguna pericia en ello ni interés especial por el arte. Desde entonces ha desarrollado un nuevo instinto artístico que cultiva como terapia en su calvario… y como profesión.

Ahora es artista y diseñador profesional, trabaja para IBM, Java y otras grandes compañías a quien vende sus diseños e infografías 3D. Según los médicos muchas veces los cerebros accidentados se reprograman para evitar la zona dañada y crean nuevas conexiones que estimulan habilidades que antes no existían.

Un estudio de la Universidad de Lund y el Instituto Karolinska de Suecia comprobó (al menos en ratones) que los astrocitos empiezan a crear nuevas neuronas en la parte lesionada del cerebro.

 

Cuando la sintonía de James Bond te produce desmesurada euforia

Los accidentes cerebrovasculares producidos en el tálamo pueden desencadenar interferencias cognitivas como la sinestesia. La percepción del mundo se distorsiona al mezclarse los sentidos dañados. Se oyen colores y se ven sonidos. Todo ello desde la perspectiva del enfermo.

Un paciente de 45 años del Hospital St. Michael de Toronto sufrió un ictus que le condujo a la sinestesia tan solo nueve meses después. El paciente, anónimo, sufría episodios de euforia histérica cada vez que escuchaba el sonido de instrumentos agudos (de latón o metálicos) como los que se oyen en la sintonía de ‘James Bond’. A la vez su cerebro interpretaba el sonido como destellos azules periféricos: sufría alucinaciones visuales al escuchar la banda sonora.

El paciente fue sometido a un experimento por el neurocientífico Tom Schweizer junto con un grupo de control. Al examinar la actividad cerebral con imagen de resonancia magnética funcional detectaron que el cerebro del sinestésico se activaba en las zonas referidas a la navegación espacial, la memoria, el procesamiento visual y el auditivo. En el resto del grupo se activaron sólo las zonas referidas a la corteza auditiva.»

Fuente: Ciencia Xplora / Pepo Jiménez

Más

Reeducación cerebromotriz del niño pequeño. Michel Le Metayer

Hoy vamos a hablar del fisioterapeuta francés D. Michel le Metayer.

Nació en 1932 en Francia.En 1952 se graduó como fisioterapeuta y en 1954 se encontró con el profesor Tardieu. Empezó una larga colaboración con él y desarrolló la reeducación cerebromotriz del niño pequeño y describió los niveles de evolución motriz. Su libro reeducación cerebromotriz del niño pequeño es una obra de referencia en el tratamiento y valoración de la parálisis cerebral.

Lleva 11 años impartiendo el curso Perfeccionamiento en el manejo de la parálisis cerebral en la Escuela Universitaria de La Once, adscrita a la Universidad Autónoma de Madrid. He tenido el gusto de conocerle y puedo decir que su entusiasmo hacia la docencia es extraordinario.

Reacciones automáticas, niveles de evolución motriz, reflejo miotático, ortesis de ayuda para las deformidades articulares, asientos moldeados, maniobras de relajación automática para los patrones espásticos…son algunos de los temas que aborda profundamente en su obra.

Poco a poco desarrollaremos su obra en este blog

 

Más

Exoesqueleto español en el Hospital Niño Jesús

Un equipo del CSIC, Centro superior de investigación científica, liderado por el ingeniero brasileño   Eduardo Rocón  han desarrollado un exoesqueleto para ayudar a la marcha de personas con patologías en miembros inferiores y tronco que le afecta a la fuerza, equilibrio, estabilidad…

 

 

 

 

 

 

 

En el diario El Mundo han publicado un artículo en el que desarrolla la noticia. Pasamos a compartir la información:

«De no ser porque su cerebro se quedó sin oxígeno al nacer, Jesús hubiera podido caminar, correr, jugar a la pelota como un niño sano. Pero la hipoxia le dejó muertas las piernas y la mente en el olvido, en stand by, desconectada de sus extremidades. Era un inválido. Sólo un milagro podría resucitar al niño Jesús. Y pasado el tiempo lo encontró. Hoy, con 14 años cumplidos, aquel Jesús de las piernas cortas, doblado como un arco e incapaz de dar un paso, es otro. Levántate y anda, pareció decirle el robot. Y Jesús, ayudado por el exoesqueleto, se puso erguido y echó a andar despacio. «Creí que nunca llegaría a ver esto», dice Julián Calvo, el padre, tras su segunda visita al hospital Niño Jesús de Madrid. El robot con el que entrena su hijo ha empezado a adiestrar el cerebro del muchacho, que ya reconoce cada movimiento de sus dos piernas.

«Ellos [los enfermos como Jesús] no saben usar la fuerza, pierden estabilidad y se van al suelo», explica el cirujano Ignacio Martínez -manos de artista dicen-, quien ha contribuido a pulir cada movimiento de la máquina. Una maravilla de la robótica que ha tardado dos años en ver la luz en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de titularidad pública.

«El robot le enseña a caminar con paso firme, aplicando a cada pisada la fuerza precisa para no caerse. La información llega al cerebro y poco a poco éste va aprendiendo a reconocer los movimientos necesarios para poder caminar y mantener el equilibrio. La persona se va haciendo con el control y con el tiempo termina andando por sí misma», explica el ingeniero del CSICEduardo Rocón, 36 años, padre del robot, al frente de una veintena de especialistas en inteligencia artificial, anatomistas, médicos y fisioterapeutas. Brasileño de origen pero formado en la Universidad Politécnica de Madrid, ciudad en la que lleva 12 años viviendo, su sueño es conseguir que los paralíticos vuelvan a caminar.

En 2011, Rocón desarrolló, junto a colegas de Bélgica, Italia, Dinamarca y España, una neuroprótesis que reduce las convulsiones causadas por el Párkinson. Por ejemplo, si la persona quiere beber por un vaso, la neuroprótesis evita que el brazo le tiemble. Su última creación, el exoesqueleto robotizado, que ya ha probado el adolescente malagueño. Ha costado 500.000 euros.»

 

Más

La trombectomía reduce la mortalidad por Ictus isquémico a la mitad

Según informa la web elperiodico.com, el tratamiento  con trombectomía ha reducido a la mitad la mortalidad en Ictus Isquémico.

«Un tratamiento de nueva generación consigue atender pacientes con ictus isquémico, el tipo que representa el 85% de ictus, de manera más eficaz, de tal forma que reduce a la mitad lamortalidad de estos pacientes.

Así lo ha asegurado en un comunicado el Hospital de Bellvitge,que organiza un encuentro profesional para debatir los últimos tratamientos que se utilizan para tratar estos accidentes.

Los resultados de los ensayos clínicos han demostrado que la nueva técnica reduce a la mitad la mortalidad por ictus isquémico y además el 50% de personas afectadas por este trastorno recuperan la independencia funcional.

De esta manera, una vez superada la fase aguda pueden volver a hacer vida normal y valerse por sí mismas. Hasta ahora, solo el 15% de estos pacientes se recuperaban en las mismas condiciones.

DESDE HACE UN MES

El tratamiento endovascular, también llamado trombectomía, que se ha empezado a aplicar de manera habitual desde hace un mes en el centro sanitario, permite tratar a pacientes que presentan unaoclusión vascular cerebral y no han respondido a los tratamientos trombolíticos o no se les ha podido administrar por contraindicaciones.

Según el responsable de la unidad de ictus de Bellvitge, Pere Cardona, «el uso estandarizado del tratamiento endovascular mejorará el pronóstico de los pacientes con ictus isquémicos graves, ya que de esta manera se consigue una recanalización rápida y eficaz de un vaso que presenta una oclusión vascular».

La técnica consiste en curar la obstrucción de la arteria que ha causado el ictus introduciendo un stent (una válvula) por medio de un catéter.

«Para indicar y aplicar este tratamiento se necesita alta tecnología y conocimientos actualizados», según el especialista.

«Es muy importante que los médicos de urgencias y de la atención primaria, que son los primeros en visitar el paciente, conozcan los nuevos tratamientos que ofrecen los hospitales de tercer nivel (como el de Bellvitge) y así saber cuál es la mejor vía para cada tipo de caso», explica Cardona.

Otra de las innovaciones en el tratamiento del ictus es la administración de nuevos fármacos anticoagulantes para personas con fibrilación auricular.

Estos fármacos orales previenen los embolismos cerebrales y sistémicos asociados a este tipo de arritmia de manera más efectiva y segura.

El Hospital de Bellvitge es el hospital de Catalunya que ha realizado más tratamientos endovasculares en ictus isquémico en los últimos cuatro años.

El ictus isquémico representa la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres en España y año tras año aumenta su incidencia debido al envejecimiento de la población.»

En nuestra web ya hablamos hace un mes del tratamiento con trombectomía

Más

Tele-Ictus llega a Ceuta

Compartimos esta gran noticia para los ciudadanos de Ceuta (fuente: elfarodigital.es). Ya tienen servicio Tele-Ictus

Este sistema de Telemedicina conecta el Hospital Universitario de Ceuta con especialistas de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid para mejorar la atención urgente a pacientes que sufran ictus. Este sistema podría beneficiar a unos 50 pacientes al año en Ceuta.

 

Atención especializada las 24 horas para pacientes de Ceuta que sufran un ictus. En esto consiste el Teleictus, implantado por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) en el Hospital Universitario en colaboración con el Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

Como ha explicado el director de INGESA, José Julián Díaz Melguizo, con este sistema, “el objetivo de Ingesa es mejorar la atención al paciente y disminuir la mortalidad por ictus”. El director ha presentado hoy el Teleictus ante los medios de comunicación en Ceuta.

Este sistema permite la conexión en directo a través de imagen, sonido y comunicaciones informáticas del Hospital de Ceuta con la Fundación Jiménez Díaz (FJD), una prestigiosa institución asistencial y docente que presta este servicio todos los días del año las 24 horas.

Resultado de imagen de teleictus

Una vez que el médico del Hospital Universitario de Ceuta activa el Teleictus, el médico neurólogo de guardia de la FJD entra en contacto directo a través de imagen y sonido. Además de conectar con el facultativo de Ceuta, puede ver y oír directamente al paciente en urgencias o en la UCI e, incluso, dirigirse a él para que realice algunas instrucciones que ayuden a su valoración clínica.

Al mismo tiempo y a través de conexión informática, el médico de la FJD puede consultar las pruebas diagnósticas realizadas al paciente, así como su historial clínico, y ver en tiempo real su analítica, analizar las imágenes diagnósticas e, incluso, consultar con el radiólogo de guardia de dicho hospital las imágenes. Con todo esto, el facultativo de la FJD es capaz de realizar la indicación del tratamiento del paciente.

El Teleictus se activará cuando no haya un neurólogo en el Hospital Universitario de Ceuta, cuando se quiera tener una segunda opinión sobre un diagnóstico o evaluar la necesidad de evacuación del paciente al Hospital de Cádiz.

Atención temprana, reducción de mortalidad

La atención temprana por un neurólogo en coordinación con los especialistas de la UCI y los radiólogos es vital en la atención al paciente con ictus. La decisión de tratamiento fibrinolítico puede reducir de modo importante la mortalidad por esta causa y mejorar muy significativamente la recuperación del paciente. Ello se puede conseguir gracias a la actuación profesional del Hospital Universitario con el Teleictus.

Según los cálculos de INGESA, este sistema podría beneficiar a unos 50 pacientes al año en Ceuta. Para implantarlo se ha adquirido un carro móvil de monitorización con pantallas.

Ictus y su atención inmediata

El ictus o enfermedad cerebrovascular aguda se puede definir como un trastorno brusco en la circulación sanguínea que riega el cerebro, que puede dañar diferentes partes del cerebro. Su localización e intensidad condicionarán la severidad del cuadro clínico.

Se trata de un proceso grave ya que es la primera causa de discapacidad en el adulto, la segunda en demencia y la tercera en mortalidad. Tres cuartas partes de los casos se producen en personas mayores de 65 años: incrementa su incidencia conforme envejece la población.

La hipertensión arterial y algunas enfermedades cardiacas como la fibrilación auricular y, en general, todas aquellas que tengan su fundamento en la arterioesclerosis de las arterias coronaria (las que riegan de sangre al propio corazón) junto con la edad, constituyen los factores de riesgo principales para padecer un ictus.

Sobre el factor edad pocas acciones preventivas caben, pero sobre el resto de factores, se pueden aplicar medidas y comportamientos preventivos: vigilancia de la hipertensión arterial, control de enfermedades crónicas, hábitos de vida sana como cuidado de la alimentación y ejercicio físico y, muy importante, el abandono del tabaco.

Cuando se produce un ictus la atención sanitaria ha de ser inmediata. A tal fin, los servicios de atención a las urgencias y, entre ellos, los del Ingesa de Ceuta, han desarrollado el denominado Código Ictus, un protocolo de actuación específico para este tipo de enfermedad.

Si el paciente lo sufre fuera del ámbito hospitalario, las primeras medidas van destinadas a la estabilización vital del paciente y su evacuación hacia el hospital, previo aviso al servicio de urgencias del mismo.

Una vez el paciente esté en el medio hospitalario, se realizarán las pruebas diagnósticas necesarias para confirmar el diagnóstico de ictus y de qué clase es. Un médico especialista en neurología es el que establecerá el tratamiento que hay que instaurar y, por lo general, los profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) serán los encargados de su cuidado y seguimiento.

Así, es de vital importancia para el pronóstico del paciente disponer de un apoyo en tiempo real desde un gran hospital, con servicio de neurología e imagen diagnóstica las 24 horas del día, cuando no exista un médico especialista de neurología en el Hospital de Ceuta o si existen incertidumbres diagnósticas o terapéuticas. Esto es lo que ha puesto en marcha Ingesa.

– See more at: http://elfarodigital.es/ceuta/sanidad/161062-ingesa-lanza-el-teleictus-para-mejorar-la-respuesta-urgente-a-los-pacientes-ceuties.html#sthash.PnHrw01u.dpuf

Más

Proyecto Brain, un mapa del cerebro

Os presentamos hoy un ambicioso proyecto de un científico español. Se trata del proyecto Brain, un detallado mapa del cerebro.

El reconocido neurobiólogo español, Rafael Yuste, investigador y catedrático de la Universidad de Columbia (Nueva York), apostaba por un proyecto internacional para desarrollar técnicas nuevas con las que registrar la actividad de todas las neuronas del circuito cerebral. Un plan que ya es realidad desde mediados de 2013, cuando la Administración de Estados Unidos anunció una inyección económica de 100 millones de dólares para tal fin. Dicha financiación ha subido a 300 millones, y «al año que viene quieren aumentarlo a 500 millones, con el objetivo de establecer esta cantidad anual fija durante la próxima década (el proyecto se extiende, en principio, 12 años y ya llevamos año y medio)», expone el experto en una entrevista concedida a EL MUNDO en su visita a España para ofrecer una conferencia sobre la actividad cerebral (en honor a Eladio Viñuela) en el Centro de Biología Molecular ‘Severo Ochoa’, en la Universidad Autónoma de Madrid.

BRAIN (Brain Research Through Advancing Innovative Neurotechnologies, es decir, Investigación del cerebro a través del avance de neurotecnologías innovadoras) es el nombre de este importante reto científico que consiste en dibujar un mapa del cerebro cada vez más detallado, un trabajo en el que la financiación privada empieza a hacer su incursión (con compañías farmacéuticas como GlaxoSmithKline -GSK- y gigantes como Google y Facebook). Según Yuste, artífice del mismo, se trata de un plan «copiado del proyecto del genoma humano, pero en lugar de estar enfocado a la secuenciación de genes, se centra en el desarrollo de técnicas para mapear la actividad cerebral».

Los secretos de este órgano tan «apasionante» guardan, probablemente, las claves para el tratamiento de enfermedades neurológicas como la epilepsia, la esquizofrenia y distintos tipos de demencia. El problema de la tecnología actual, argumenta el investigador, es que se utilizan técnicas ópticas (como microscopios) para mirar en dos dimensiones. Sin embargo, el cerebro es tridimensional. Por eso «tenemos que reinventar la microscopía, paraver simultáneamente lo que ocurre en el cerebro«. Para ello, es necesario, aparte de la financiación, el trabajo de grupos de laboratorios que integren diferentes perspectivas como la óptica, la física, la ingeniería, la química…

Generación tras generación, desde hace más de 100 años, las mentes más brillantes del mundo se han dedicado a investigar el cerebro. Gracias a este trabajo se conoce, por ejemplo, «cuál es el funcionamiento de las neuronas individualmente, pero no en términos de circuitos cerebrales. Las neuronas actúan en conjunto y no hemos tenido técnicas para ver esta interacción», apunta Yuste. La resonancia magnética ofrece una visión muy global de qué partes del cerebro se activan en pacientes con determinadas enfermedades. Sin embargo, «no permite concretar qué tipo de neuronas están activándose ni cómo están conectadas». Por esta razón se necesitan técnicas que muestren «la riqueza con la que se comportan los circuitos neuronales en animales o pacientes humanos».

Optimista

El neurobiólogo español, que ha obtenido numerosos premios y es autor de más de 200 publicaciones en las revistas científicas más prestigiosas (como Nature, Science o Neuron), se muestra optimista con el proyecto BRAIN. «Aunque estamos en el comienzo, ya hemos podido mapear al completo la actividad cerebral de animales pequeñitos». Concretamente, de un invertebrado que se llama hydray vive en agua dulce. «Tiene un cerebro muy pequeño, de 200 a 2.000 neuronas, es transparente, ideal para hacer microscopía y ver la actividad de todas las neuronas». Otros de sus colegas trabajan con el pez cebra. «Han conseguido ver la actividad cerebral de unas 80.000 neuronas de las 100.000 que tiene; es decir, el 80% […] Si extrapolamos al futuro, en los próximos cinco o diez años es lógico que vaya en aumento y podamos ver la actividad del cerebro entero de la mosca, incluso gran parte de este órgano en el ratón o parte del cerebro de un paciente».

En definitiva, entre los objetivos de este proyecto se encuentra desarrollar técnicas capaces de medir la actividad de todo el cerebro de un animal pequeño, como la mosca o gusano. En el futuro, «esta tecnología puede ayudar a diagnosticar enfermedades cerebrales y neurológicas con mucha más fiabilidad y mucho más temprano». También facilitaría el conocimiento de lo que los médicos denominanpatofisiología, es decir, descubrir cuál es el problema a partir del cual se desarrollan los síntomas. «En la inmensa mayoría de las enfermedades neurológicas se desconoce la patofisiología. Estas técnicas no sólo pueden ayudarnos a diagnosticar sino a entender la enfermedad».

Otra de las metas de BRAIN es la creación de herramientas para alterar la actividad de los circuitos neuronales. «Que no baste con medirlos sino cambiarlos, sobre todo para ayudar a los pacientes«, subraya Yuste. «Diseñar tecnología para alterar la actividad de las neuronas que estén afectadas». Por ejemplo, en pacientes con epilepsias crónicas que no responden al tratamiento convencional. La idea es que en el futuro, «a estos pacientes se les pueda ayudar a parar las descargas epilépticas, de forma que tengan una vida más normal», o a pacientes con esquizofrenia, en los que algún día «podamos desarrollar métodos para controlar los ataques esquizoides, inhibiendo o estimulando neuronas».

El desarrollo de nuevas técnicas para medir la actividad neuronal también podría facilitar la comprensión sobre «cómo el depósito de amiloide da lugar a síntomas cognitivos» que derivan en demencias. «Ahí hay un gran trecho que no se entiende bien y avanzar en su conocimiento puede contribuir a atajar este tipo de enfermedades». Igual ocurriría con la parálisis y los problemas en la médula espinal. «Este tipo de herramientas para leer y escribir la actividad cerebral nos puede ayudar muchísimo al desarrollo de interfaces cerebro-computadora, para que estos pacientes, a pesar de sus limitaciones físicas, puedan moverse y llevar una vida más o menos normal, ayudados por brazos o piernas robóticas a través de un ordenador».

El autismo, al igual que la esquizofrenia, son enfermedades que están expresadas en muchas partes del cerebro, tal y como describe el investigador español. «Si se mapease un solo trozo del cerebro de un paciente autista se podrían averiguar claves del problema. De hecho, estamos trabajando en modelos de ratón con epilepsia y autismo».

El catedrático, que se licenció en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid, reconoce su suerte a la hora de poder trabajar en proyectos como BRAIN. «Por ahora la financiación viene del congreso y con el apoyo tanto de republicanos como de los demócratas. Ambos están detrás de este proyecto. Lo lógico es que se identifique como una prioridad nacional y que a pesar de que haya cambios de gobierno, se mantenga el proyecto». En realidad, es lo que ha ocurrido tanto con proyectos científicos anteriores, como la secuenciación del genoma humano. «EEUU es un país ejemplar en este sentido. Ha tenido siempre una tradición de apoyo a la ciencia y la tecnología y es también una nación de oportunidades que se atreve a invertir en proyectos como mandar al hombre a la luna. No se asustan». De hecho, cuando Yuste propuso en la Casa Blanca el proyecto BRAIN, lo que se preguntaban era «cómo no lo habíamos propuesto antes». Realmente «interesados en ayudar a la humanidad, no para un grupo de políticos ni para un país. Es para la humanidad«. En España, y en general en Europa, continúa este experto, los gobiernos funcionan de otra manera y, «aunque se hace ciencia de primera, este tipo de proyectos a larga escala quizás no son tan frecuentes».

Más

Estudio Pegasus-Timi 54

Compartimos esta noticia sobre el estudio Pegasus Timi 54 que relaciona el uso de Ticagrelor en eventos cardiovasculares para pacientes con antedecentes de infarto. Esto ha ocurrido en la 64ª Sesión Científica Anual del American College of Cardiology (ACC).

AstraZeneca ha anunciado los resultados completos del estudio PEGASUS-TIMI 541, un ensayo a gran escala en el que se investigó Brilique® (ticagrelor) más aspirina a dosis bajas en comparación con placebo más aspirina a dosis bajas para la prevención secundaria crónica de los eventos aterotrombóticos en pacientes que habían experimentado un infarto de miocardio de uno a tres años antes del reclutamiento en el ensayo.

De acuerdo con los resultados de este ensayo, las dos dosis del estudio de ticagrelor, de 90 mg y 60 mg junto con aspirina, cumplieron el criterio de valoración principal reduciendo significativamente el número de muertes cardiovasculares (CV), infartos de miocardio (IM) o ictus en comparación con placebo. Como se esperaba de un antiagregante oral y de forma coherente con estudios en poblaciones de pacientes similares, el sangrado mayor TIMI2, el criterio de valoración principal de seguridad del ensayo, fue mayor con ambas dosis de ticagrelor más aspirina en comparación con placebo más aspirina. Hay que destacar que las tasas de hemorragia intracraneal (sangrado dentro del cráneo) y sangrado mortal fueron bajas y fueron similares entre los grupos del ensayo y el grupo placebo.

Los datos se presentaron durante la sesión de apertura de últimas novedades de ensayos clínicos de la 64ª Sesión Científica y Exposición Anual del American College of Cardiology (ACC) y también se publicaron simultáneamente en la revista online del New England Journal of Medicine. El Dr. José Luis López-Sendón, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz (Madrid) y coordinador del ensayo PEGASUS en España, señaló que este ensayo “demuestra por primera vez que los pacientes con cardiopatía isquémica crónica pueden beneficiarse de prolongar más allá del año la doble antiagregacion. Hasta ahora ningún otro estudio había demostrado un beneficio tan claro”.

Por su parte, Elisabeth Björk, vicepresidenta y directora de enfermedades cardiovasculares y metabólicas de Desarrollo Global de Medicamentos de AstraZeneca, declaró: “como compañía, estamos comprometidos con el avance de la investigación cardiovascular y estamos orgullosos de haber realizado el estudio PEGASUS-TIMI 54, el ensayo clínico más grande de AstraZeneca, con más de 21.000 pacientes en todo el mundo. Partiendo del ensayo de referencia PLATO en síndrome coronario agudo. PEGASUS se suma al cuerpo de evidencias a favor de ticagrelor y es el primer ensayo prospectivo que evalúa el tratamiento con doble antiagregación a largo plazo en pacientes con un riesgo más alto con antecedentes de infarto de miocardio”.

Más de 1.100 centros en 31 países de Europa, América, África y Australia/Asia participaron en el ensayo PEGASUS, entre ellos 22 centros españoles. “Hemos enviado solicitudes de registro a la Agencia Europea de Medicamentos y a la Food and Drug Administration (FDA) de EE.UU. y esperamos con interés poder colaborar con estas agencias hacia una posible nueva indicación en los principales países”, señaló Elisabeth Björk.

Investigaciones recientes han demostrado que uno de cada cinco pacientes sufrirá otro infarto de miocardio, ictus o muerte CV en los tres años siguientes después de un infarto de miocardio, incluso aunque no hayan experimentado eventos después de 12 meses3. En los pacientes en los que ha pasado más de un año desde un infarto de miocardio, el tratamiento de referencia actual es aspirina sola. El estudio PEGASUS-TIMI 54 fue diseñado para investigar el efecto de añadir ticagrelor a dosis de 60 mg y 90 mg al tratamiento con aspirina a dosis bajas sobre la reducción del riesgo de muerte CV, infarto de miocardio o ictus en pacientes de 50 años o más con antecedentes de infarto de miocardio y un factor de riesgo CV adicional.

El Dr. Lars Wallentin, investigador principal del estudio PLATO indicó que ”los resultados del estudio PEGASUS-TIMI 54 presentados en el congreso de la ACC resultan muy positivos para ticagrelor, con un efecto favorable en todos los criterios de valoración y sin ninguna diferencia geográfica. Estos datos reforzarán aún más los argumentos para la prescripción de ticagrelor en SCA y las evidencias apuntan hacia una extensión del tratamiento en pacientes con mayor riesgo”.

Hallazgos de eficacia

En este ensayo, ambas dosis en estudio de ticagrelor redujeron significativamente el criterio de valoración principal de muerte CV, IM o ictus en comparación con placebo. Las tasas a los 3 años fueron del 7,85% en el grupo de ticagrelor 90 mg, del 7,77% en el grupo de ticagrelor 60 mg y del 9,04% en el grupo placebo (Hazard Ratio (cociente de riesgo o HR) para ticagrelor 90 mg frente a placebo, 0,85, IC del 95%, 0,75 – 0,96, P=0,0080; HR para ticagrelor 60 mg frente a placebo, 0,84, IC del 95%, 0,74 – 0,95, P=0,0043).

El efecto de ticagrelor sobre cada uno de los componentes del criterio de valoración principal fue consistente con estos resultados. Se observó una disminución numérica de los criterios de valoración secundarios de muerte cardiovascular y mortalidad por cualquier causa, pero no alcanzó la significación estadística.

Además, el criterio de valoración principal de eficacia para ambas dosis de ticagrelor fue consistente en subgrupos importantes, incluidos los de edad, sexo, tipo de IM índice (IMEST/IMSEST), tiempo desde el IM cualificante, diabetes, dosis de aspirina, antecedentes de intervención percutánea (angioplastia) y región geográfica.

Hallazgos de seguridad

Como se esperaba, el sangrado mayor TIMI fue más frecuente con ambas dosis de ticagrelor en comparación con placebo, con tasas a los 3 años del 2,60% en el grupo de ticagrelor 90 mg, 2,30% en el grupo de ticagrelor 60 mg y 1,06% en el grupo placebo (HR para ticagrelor 90 mg frente a placebo 2,69, IC del 95%, 1,96 – 3,70, p

Más

La contaminación favorece la aparición de Ictus

Hoy compartimos una noticia del diario ABC por Pilar Quijada sobre la relación del Ictus y la contaminación. Es un factor no descartable dentro de las grandes ciudades donde estamos diariamente expuestos a múltiples factores contaminantes.

«Somos conscientes de que los factores de riesgo tradicionales para el accidente cerebrovascular son la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes y el tabaquismo. Sin embargo, solemos pasar por alto la posibilidad de que el aire que respiramos a diario pueda suponer también un riesgo de accidente cerebrovascular significativo. Es una llamada de atención de Jeffrey S. Berger, de la Universidad de Nueva York, que ha participado en un estudio que relaciona la contaminación del aire respirado con el estrechamiento peligroso de las arterias del cuello, que tiene lugar antes de los accidentes cerebrovasculares.

El estudio se ha presentado en la 64ª Sesión Científica Anual de Cardiología americana y se publica en la revista de la Asociación Americana de Cardiología. Los científicos analizaron los registros de pruebas médicas de más de 300.000 personas que viven en Nueva York, Nueva Jersey o Connecticut. Y encontraron que las personas que viven en los códigos postales con los más altos niveles medios de contaminación de partículas finas eran significativamente más propensos a mostrar signos de estrechamiento (estenosis) de las arterias carótidas internas, en comparación con los que viven en los códigos postales con niveles mínimos de contaminación.

Clasificación del material particulado en la atmósfera urbana. Fuente: Ecologistas en Acción.

Las partículas finas contaminantes, también llamados “PM 2,5″ tienendiámetros inferiores a 2,5 milésimas de milímetro, 100 veces más delgadas que un cabello humano, y en su mayoría son subproductos de motoresde combustión y la quema de madera. Desde hace tiempo están bajo sospecha por su pequeño tamaño las hace “respirables” y que se puedan acumular en el sistema respiratorio. Su tamaño hace que sean 100% respirables, penetrando en el aparato respiratorio y depositándose en los alvéolos pulmonares, incluso pueden llegar al torrente sanguíneo. Además estas partículas de menor tamaño están compuestas por elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos) que los que componen, en general, las partículas contaminantes más grandes, como las PM10.

Las PM2,5 Se han asociado, cada vez con mayor consistencia científica, connumerosos efectos negativos sobre la salud, como el aumento de las enfermedades respiratorias y la disminución del funcionamiento pulmonar. Los grupos más sensibles –niños, ancianos y personas con padecimientos respiratorios y cardiacos– corren más riesgo de padecer los efectos negativos de este contaminante, según un informe de Ecologistas en Acción.

Desde la década de 1950, señalan los investigadores estadounidenses, los episodios de alta contaminación atmosférica pueden asociarse a incrementos temporales en ataque cardiaco. Y los estudios más recientes han relacionado el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular a la exposición a la contaminación a largo plazo, incluidas las partículas  PM 2,5.

“La mayoría de los estudios en esta área se han centrado en el corazón y las arterias coronarias. Nadie ha mirado a otras partes del sistema vascular, en particular, las arterias carótidas,” destaca otro de los investigadores.

Aporte sanguíneo al cerebro

Las dos arterias carótidas internas están situadas a ambos lados del cuello y proporcionan la mayor parte del suministro de sangre al cerebro. Losictus a menudo se producen cuando la placa acumulada se desprende de una sección estrechada de la arteria carótida y bloquea los vasos bloques más pequeños en el cerebro.

En el estudio, los datos del estrechamiento de carótida se obtuvieron de las pruebas de ultrasonido Doppler, el método de imagen más utilizado, en 307.444 residentes en los tres estados mencionados entre 2003-2008. Las personas con enfermedad de la arteria carótida conocida en el momento de la prueba de ultrasonido fueron excluidos del conjunto de datos. Los datos de contaminación para el período provinieron de la Agencia de Protección Ambiental.

Los análisis mostraron que quienes vivían en los distritos más contaminados en los tres estados para las partículas PM 2,5, eran un 24% más propensos al estrechamiento de la arteria carótida interna, definido como una reducción de la luz de la arteria al menos a la mitad.

Para las personas en buen estado de salud, el nivel de contaminación del aire probablemente no representa un riesgo significativo. Pero para las personas muy jóvenes, de edad avanzada o con otros problemas médicos, la contaminación del aire sí podría ser una fuente importante de riesgo de enfermedad cardiovascular, alertan los autores, que indican que este riesgo es otro motivo más para controlar estrechamente los niveles de contaminación.

Los resultados también apuntan a la contaminación del aire como un factor potencial que podría ayudar a explicar por qué algunas personas, como las que tienen diabetes, parecen ser más susceptibles a los problemas cardiovasculares que otros. De ahí que recomienden que las personas con otros factores de riesgo cardiovascular sería prudente que limitaran la cantidad de tiempo que pasan al aire libre en los días con niveles de contaminación del aire altos.

Los investigadores aclaran que al tratarse de un estudio poblacional fue un estudio de la población no se puede establecer una relación causa-efecto, “pero ciertamente sugiere la hipótesis de que la reducción de los niveles de contaminación reduciría la incidencia de estenosis de la arteria carótida y accidente cerebrovascular“.

Los científicos aún no están seguros de cómo la contaminación del aire contribuye a la enfermedad vascular. Los estudios han indicado que podría hacerlo, en parte, al provocar cambios químicos adversos en el colesterol de la sangre, mediante la promoción de la inflamación, y haciendo a las plaquetas sanguíneas más propensas a formar coágulos.»

Esperamos poder compartir más noticias de esta importancia con vosotros.

 

Más

Escala de disnea MRC

Hoy queremos compartir la escala de disnea MRC y la MRC modificada.

Antes de nada definimos la disnea (según disnea.org) como la falta de aire o dificultad para respirar. La intensidad de la síntoma varía de leve a grave, como lo hace el número de episodios de una persona con disnea puede experimentar. Ahora desarrollamos la Escala de disnea MRC.

La condición puede ser muy alarmante para los pacientes, aunque normalmente no es peligrosa para la vida.

A la hora de cuantificar la disnea, o durante las actividades de la vida diaria fue evaluada aplicando la escala modificada MRC. Esta escala incluye 5 grados de actividad física provocadora de disnea que oscila de 0 (ningún tipo de ejercicio es capaz de inducir disnea) a 4 (la disnea impide al paciente salir de casa o realizar actividades como vestirse o asearse).

En un principio se cuantificaba del 1 al 5 pero se modificó para que el valor 0 sea la disnea ante el ejercicio muy intenso que aparece en todas las personas.

Escala de disnea MRC

Mediante esta escala podemos valorar y evaluar al paciente antes, durante y después de un tratamiento fisioterápico o médico.

Hay otras escalas que nos pueden ayudar a medir lo mismo pero no según sus actividades de la vida diaria sino según la intensidad subjetiva. Es la escala de Borg.

Mediante esta escala de Borg podemos medir muchas variables, siempre explicando al paciente qué es lo que estamos cuantificando.

A la hora de realizar una rehabilitación cardiopulmonar de un paciente neurológico es importante medir habitualmente el grado de disnea que está sintiendo y el grado de fatiga muscular para el que usamos la misma escala de Borg.

Si busca un equipo de Fisioterapeutas para la rehabilitación cardiopulmonar a domicilio de su familiar contacte en el 654520362 con el Coordinador del equipo multidisciplinar (logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional y psicología) de tratamientoictus

Más

Un 80% de los Ictus se pueden prevenir controlando los factores de riesgo

Como informa Lavanguardia «Un 80 % de los ictus podrían evitarse controlando los factores de riesgo, según han explicado hoy los organizadores de la jornada «La prevención del ictus en la fibrilación auricular», un encuentro científico que se celebrará mañana en Barcelona organizado por el European Brain Council (EBC).

En la jornada, que se celebrará en el Hospital Vall d’Hebron organizada en el marco del Año del Cerebro del EBC, participarán medio centenar de neurólogos, cardiólogos, hematólogos, médicos de familia y representantes de las familias afectadas y de la administración.

«La mayor parte de los casos de ictus se puede evitar», ha afirmado el doctor Jaime Gállego, jefe de Servicio de Neurología y de la Unidad de Ictus del Complejo Hospitalario de Navarra, y coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Gállego ha asegurado que «si se controlaran los factores de riesgo, se podría evitar hasta el 80 % de los casos», y ha remarcado que «aunque la mayoría de pacientes están recibiendo tratamiento, el objetivo sólo se alcanza en uno de cada cuatro».

Según el especialista, uno de los principales factores de riesgo es la fibrilación auricular, una dolencia cardíaca que multiplica por cinco el riesgo de sufrir un ictus.

«En, aproximadamente, el 25-30 % de los ictus isquémicos no se identifica ninguna causa, a pesar de los estudios complementarios realizados. Sin embargo, en más de una cuarta parte de estos pacientes se esconde una fibrilación auricular», ha señalado Gállego.

El doctor Ángel Moya, jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Vall d’Hebron y presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología, ha explicado que muchos ictus se podrían prevenir «con una detección precoz de la fibrilación auricular y aplicando los tratamientos anticoagulantes a todos los pacientes que tengan indicación».

Moya ha opinado que la importancia de la prevención radica en que el ictus «es una enfermedad catastrófica, con consecuencias personales devastadoras y económicamente importantes».

«Como cardiólogos, tenemos que comunicarnos muy bien con los médicos de familia para ver qué pacientes necesitan tratamiento. El ictus no es una enfermedad del cardiólogo ni del neurólogo, es una enfermedad multidisciplinar».

Más

Un 75% de los Ictus son en personas mayores de 65 años.

Hoy compartimos una noticia de medicinatv.com sobre el porcentaje de casos de Ictus mayores de 65 años.

«Un estudio del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol ha analizado la mortalidad, el grado de dependencia, la supervivencia y los años potenciales de vida perdidos después de un episodio de ictus. Este estudio se ha impulsado desde la Unidad de Apoyo a la Investigación del IDIAP Jordi Gol en las Terres de l’Ebre.

Resultado de imagen de ictus cerebral

Se hizo un seguimiento de un total de 553 personas que sufrieron un primer episodio de ictus entre abril de 2006 y mayo de 2008, con una media de edad de 73 años, sobre una población de referencia de 130.649 personas, correspondiente a ocho áreas básicas de salud de las Terres de l’Ebre. En la fase inicial se hizo un estudio retrospectivo desde un año antes de sufrir el episodio hasta finalizar la primera fase de seguimiento el 31 de marzo de 2010. Aún hoy, se hace el seguimiento prospectivo y se ha ampliado con los nuevos episodios de ictus que han sufrido los participantes.

Se recogieron los datos a través de los registros de la consulta de atención primaria y de la búsqueda y localización de los pacientes en los registros hospitalarios generales y específicos del Código Ictus, entre otros. Se recogían tanto las variables clínicas, como la discapacidad residual y el estado vital de los pacientes incluidos en el estudio mediante el registro centralizado de defunciones y a partir de la información existente en los centros que intervienen en el proceso de atención a los pacientes con ictus (cuidadores a domicilio, centros de agudos y centros de convalecencia de larga duración). Todo este seguimiento de datos se cruzó con las diferentes variables analizadas en el estudio: incidencia, mortalidad, años potenciales de vida perdidos y supervivencia.

 

 

Los resultados

En el período de entre 75 años-84 años se concentra la frecuencia relativa más elevada de sufrir un ictus. El número de casos es similar entre hombres y mujeres en todos los grupos de edad, pero a partir del período de 75 años-84 años bajan los casos en los hombres mientras que en las mujeres se mantienen y se incrementan.

La hipertensión arterial no sólo representa el factor de riesgo cardiovascular más prevalente, sino que también es el que se asocia a mayor riesgo relativo (se multiplica por ocho) de sufrir un primer episodio de ictus, seguido por la fibrilación auricular (se multiplica por seis).

El código ictus se activó en el 32,5% de los casos, intra hospitalariamente en el 77,8%. La fibrinólisis (que es un tratamiento aplicable antes de 4h desde el inicio de los síntomas, con el objetivo de disolver el coágulo que ha ocasionado el problema, dado que el ictus es una obstrucción del riego sanguíneo en una zona del cerebro) se asocia a más supervivencia entre las mujeres (la incidencia de mortalidad en general fue 8,5/100 personas por año de seguimiento, en las mujeres fue de 4,2/100 casos por año de seguimiento, y en los hombres de 13,4/100 casos por año de seguimiento) y a un mejor pronóstico funcional (menos discapacidad residual).

Después del episodio de ictus, se observa un incremento significativo en la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular, especialmente: hipertensión arterial, fibrilación auricular y dislipemia.

En el primer año posterior al episodio, el 41,5% de los pacientes presentan algún grado de dependencia moderada; y hay una pérdida de independencia media del 27,3% en el valor de la escala de Barthel (la escala que valora la capacidad que tienen las personas para desarrollar autónomamente actividades de la vida diaria), que es más significativa entre las mujeres.

Un 26,6% de los pacientes murió durante el periodo de seguimiento (a lo largo de los 4 años), pero la probabilidad de morir fue superior en el primer año, donde se produjo el 59,2% de las muertes de todo el período de seguimiento.»

Más

Nanopartículas dulces para combatir el Ictus

Como informa argenpress.info, «Los compuestos que surgen de la unión de la glucosamina, un tipo de azúcar, con nanopartículas conocidas como fulerenos, populares por su forma de balón de fútbol, ayudan a reducir el daño celular y la inflamación que se producen tras un ictus o accidente cerebrovascular. Lo ha comprobado en ratones un equipo del Instituto Max Planck en Alemania, que también espera que se pueda utilizar en humanos. La mayoría de los infartos en el cerebro ocurren cuando los vasos sanguíneos que llegan a este órgano se obstruyen con coágulos o depósitos grasos que disminuyen el flujo de sangre hacia sus células. Es entonces cuando se produce el ataque isquémico del cerebro, una patología que conduce a la degeneración de las neuronas, puede resultar mortal y para la que no existen muchos fármacos que permitan tratarlo.

Ahora, científicos alemanes y suizos han comprobado que la combinación de dos sustancias ayuda a reducir la inflamación y el volumen cerebral afectado tras el accidente cerebrovascular. Se trata de la glucosamina, un aminoazúcar de uso común en el tratamiento de la artritis y la artrosis; y de ciertos derivados de los fulerenos, unas estructuras huecas y esféricas formadas por muchos átomos de carbono.

Hasta ahora se sabía que los fulerenos captan bien radicales químicos que los hacen actuar como agentes neuroprotectores, mientras que la glucosamina sirve para atenuar la inflamación.

Lo que han hecho los investigadores es enlazar químicamente los dos compuestos para producir lo que se conoce como ‘gliconanopartículas’. Después se las han administrado a ratas de laboratorio a las que se les había inducido el accidente cerebrovascular.

Los resultados, que publica la revista Experimental Neurology, concluyen que esa combinación de los derivados de los fulerenos y la glucosamina reduce el daño celular y la inflamación tras el infarto cerebral, según revelaron las imágenes por resonancia magnética de los cerebros de los animales y la mejoría de sus síntomas neurológicos.

“Lo que confirma nuestro estudio es que es posible combinar fulerenos y azúcares para sumar sus efectos protectores, y obtener así nuevos materiales que ayuden a prevenir y tratar los infartos cerebrales”, señala Guillermo Orts-Gil, investigador español del Instituto Max-Planck de Coloides e Interfases (Alemania) y coautor del trabajo.

“Aunque de momento es un estudio con roedores, los resultados presentan a estas gliconanopartículas como materiales potencialmente eficaces para tratar infartos cerebrales también en humanos. Sin embargo hay que ser cautelosos, ya que lo que funciona con ratones de laboratorio, no necesariamente va a hacerlo con personas”, añade el científico.

Este trabajo es continuación de otro anterior, publicado el año pasado en la revista Nano Letters, donde los investigadores también confirmaron que una proteína llamada E-selectina, asociada a la cascada de acontecimientos que se suceden en un infarto cerebral, se distribuye por todo el cerebro, y no solamente en la zona donde se origina el infarto, como se pensaba hasta ahora.

Más

Fundación Alberto Contador financiará un estudio sobre el Ictus

Como nos adelanta teinteresa.com la Fundación Alberto Contador financiará un proyecto de investigación sobre el Ictus en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

«La Fundación Alberto Contador ha llegado a un acuerdo con la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal para financiar un proyecto para investigar el ictus.
Así lo informó la fundación en un comunicado en el que indica que el proyecto, dinominado ‘Incidencia del ictus en personas jóvenes atendidas en una Unidad de Ictus’ está dirigido por el doctor Jaime Masjuan, Jefe del Servicio de Neurología con la colaboración del neurólogo Javier González del mismo servicio.


Esta investigación tiene como objetivos analizar el perfil de riesgo vascular en pacientes con ictus menores de 56 años ingresados en la Unidad de Ictus del Ramón y Cajal, teniendo en cuenta sus causas; analizar la atención urgente recibida por estos pacientes y divulgar los resultados del estudio a la población general para concienciar de la importancia de esta efermedad entre las personas jóvenes.
El proyecto, que está dotado en una cuantía económica de 4.500 euros, profundizará en los pacientes que ingresaron con ictus durante el año 2014 en el Servicio de Neurología del hospital que tenían menos de 56 años cuando les ocurrió, así como intentar conocer las posibles causas.
Tal y como aseguró la fundación, esta investigación nace por el “alarmante” incremento que esta enfermedad está teniendo en personas jóvenes, teniendo en cuenta los factores de riesgo que le caracterizan como la hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, enfermedades cardiacas, tabaquismo, consumo perjudicial de alcohol, sobrepeso y estres, entre otros.
El doctor Masjuan señaló que “es rara la semana que no tengamos que atender al menos a 2 pacientes jóvenes”.
“Es una enfermedad cruel por su forma de aparición repentina que da poco tiempo de respuesta y por las secuelas que puede dejar. Es por ello que hemos decidido intentar hacer esta investigación en colaboración con esta fundación que tanto nos está ayudando en la difusión de esta enfermedad” apuntó Masjuan.
120.000 ICTUS AL AÑO


Según datos de la Sociedad Española de Neurología, cada año ocurren 120.000 ictus en España y unos 12.000 en la Comunidad de Madrid. Los ictus constituyen la primera causa de mortalidad en la mujer española y la segunda causa global.
Asimismo, son la segunda causa de demencia tras la enfermedad de Alzheimer y son la primera causa de dependencia en el adulto. Sus costes sociosanitarios son muy elevados, estimándose que cada ictus puede suponer unos 30.000 euros durante el primer año.
Estos costes, según la Fundación Alberto Contador, se incrementan cuando los afectados son personas en edad laboral.
«Una mínima secuela como puede ser dificultad para escribir, leer, manejar un ordenador o manejar una herramienta hace que se vea obligado a dejar o tener que cambiar de puesto laboral» explicó la asociación.
Por ello, el doctor Masjuan incidió en “la importancia acerca de que la población general sepa reconocer los síntomas de un ictus en sus primeros momentos”.

Más

Un 20% de las afasias se recupera de forma espontánea

Como encontramos en consalud.es sólo un 20% de las afasias se recuperan de forma espontánea.

«Las alteraciones de la comunicación producidas por daño neurológico adquirido es el tema en el que se ha centrado la celebración del Día Europeo de la Logopedia. Y es que una lesión súbita en el cerebro produce diversas secuelas de carácter físico, psíquico y sensorial que, a su vez, desarrollan anomalías en el paciente.

Entre las causas más comunes estarían los accidentes cerebrovasculares (ACV), que producen una lesión focalizada y unos síntomas específicos en función de la región de la arteria cerebral afectada. También puede producirse una lesión focalizada y unos síntomas específicos según la región de la arteria cerebral afectada.

En este sentido, la afasia es un síntoma de una lesión que afecta a las redes responsables del lenguaje en el cerebro, lo que afecta en consecuencia a la capacidad de la persona para producir y para comprender el lenguaje, tanto oral como escrito. El ictus es la causa más frecuente de este trastorno. Este tipo de dolencia se asocia a una elevada mortalidad y gasto sanitario y sólo un 20% de los afectados se recupera espontáneamente.»

 

Más

Mujeres con diabetes tienen un 30% más de riesgo que los hombres de sufrir un Ictus

Hoy compartimos una noticia de Queesmadrid.es en la que detallan el riesgo añadido de sufrir un Ictus si tiene Diabetes Mellitus. Este riesgo aumenta considerablemente en las mujeres

«Las mujeres con diabetes tienen un 30 por ciento más de riesgo de sufrir un ictus que los hombres que padecen esta patología, según ha alertado este viernes el secretario de la Sociedad Española de Diabetes, Fernando Gómez Peralta, con motivo de la celebración del encuentro ‘Centrados en la Mujer con Diabetes’, organizado por Novartis.

 

Este riesgo, tal y como ha asegurado, se produce a pesar de que reciban el mismo tratamiento. Además, diferentes estudios han mostrado que las mujeres diabéticas que han sufrido un ataque cardiaco tienen las tasas de supervivencia más bajas y una menor calidad de vida que los hombres con idénticos problemas.

Asimismo, en el caso de las jóvenes con diabetes tipo I, la mortalidad general por esta enfermedad es de un 37 por ciento más que la que pueden sufrir los del sexo opuesto. También, una investigación realiza en España desveló que las hipoglucemias, tanto en el tipo I como el tipo II, eran más frecuentes y más graves en la población femenina que en la masculina.

Si se analiza la incidencia por edades, la médico del servicio de Endocrinología del Hospital de Getafe (Madrid), Susana Monereo, ha informado de que en las jóvenes suele aparecer junto a la obesidad, lo que hace que lleven peor la enfermedad debido a que lo aceptan mal y tienen un estado de ánimo más bajo.

En las adultas más jóvenes, la principal diferencia con respecto a los hombres radica en el embarazo. Se trata, en este caso, de la diabetes gestacional que, tal y como ha explicado la doctora, puede generar obesidad, fetos macrosómicos o malformaciones, entre otros riesgos. Además, en esta etapa de la vida la resistencia a la insulina inicial favorece la aparición de ovarios poliquísticos, lo que conlleva a problemas de ovulación y dificultad para quedarse embarazadas.

Ya en la edad adulta, la diabetes puede provocar en las mujeres hipertensión arterial y dislipemia, es decir, alteración en los niveles de lípidos en sangre. Finalmente, en lo referente a la mujer anciana, y más allá de las limitaciones de movilidad derivadas de la obesidad, puede provocar problemas visuales, renales, casos de ictus y un agrandamiento del abdomen, «superior incluso» al de los hombres.

«La diabetes sigue siendo más frecuente en los varones, ya que aproximadamente un 70 por ciento de los casos se producen en ellos. Sin embargo, a partir de los 45 años esta tendencia empieza a invertirse y, en los mayores de 75 años tanto la diabetes como otros factores de riesgo cardiovascular son más prevalentes en las mujeres», ha recalcado Gómez Peralta.

De hecho, según datos de la SED, la enfermedad afecta al 13,3 por ciento de las mujeres entre 60 y 74 años, mientras que en este mismo tramo de edad la padecen el 11,8 por ciento de los hombres.

LAS MUJER ESTÁ «INFRATRATADA»

Las causas por las que se producen estas diferencias entre las mujeres y los hombres son todavía desconocidas, aunque Monereo ha comentado que, si bien no existen datos que lo expliquen, hay estudios que demuestran que, en comparación con los varones, las mujeres están infratratadas de esta patología.

 

Y es que, aunque ellas acuden más a las consultas médicas, suelen «anteponer» las necesidades de su familia a las suyas propias, lo que provoca, entre otros aspectos, que el control de sus niveles de glucosa sea «peor» que el de los hombres.

Con el fin de conocer estos motivos, la coordinadora de la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud (redGDPS), Sara Artola, ha informado de que su organización está llevando a cabo el estudio ‘Las actitudes y diferencias en la atención a la mujer con diabetes’ (‘Ladydiab’), con el objetivo de explorar las barreras, conocimientos, actitudes y comportamientos en el manejo de la diabetes en pacientes con base a las diferencias de género.

En la investigación, que se realiza con la colaboración de Novartis, participarán 1.500 profesionales sanitarios y aproximadamente 140 pacientes. «Queremos conocer, entre otros aspectos, la percepción que tienen los pacientes sobre cuál es la actitud de los médicos a la hora de establecer un tratamiento, y los motivos por los que no cumplen lo que el profesional sanitario le prescribe», ha puntualizado.

Finalmente, los expertos han destacado la necesidad de prevenir la diabetes entre las mujeres y, para ello, han abogado por la creación de estrategias de «despistaje» de la enfermedad y de prevención en las etapas más precoces de la vida.

«La recomendación general es realizar una alimentación equilibrada y cardiosaludable, en la que la dieta mediterránea es un buen modelo a seguir, así como realizar ejercicio físico aeróbico tres días a la semana, complementados con ejercicio de resistencia que incluyan la mayoría de los grupos musculares. De esta forma, se puede incidir en la mejora del control glucémico y del riesgo cardiovascular en los pacientes con diabetes tipo II», ha zanjado Artola.»

Más

Día europeo de la logopedia: «De repente sin palabras» AFASIA

Con motivo del día europeo de la logopedia, han promovido el lema ‘De repente sin palabras’, para centrar el tema del día: la afasia

Resultado de imagen de de repente sin palabras

Como nos adelantan diariosur.com «Desde este colectivo profesional han aprovechado para reivindicar su importancia en el ámbito sanitario, educativo, social y judicial, ya que consideran que el trabajo del logopeda es una labor aún desconocida por muchos ciudadanos. El acto ha sido inaugurado por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y ha contado con la presencia de Daniel Pérez, delegado de Salud; Julián Almarez, el decano de la Facultad de Psicología, y el delegado de la Diputación de Málaga, Juan Jesús Fuertes.

La decana del Colegio de Logopedas de Andalucía, Carmina Martín Garrido, ha manifestado que la sanidad pública andaluza presenta una importante carencia de profesionales de la logopedia. “En Málaga contamos con un logopeda en el clínico Sanatorio Marítimo de Torremolinos y otro en el Carlos Haya aunque este último sólo trabaja a tiempo parcial, su jornada ha sido reducida al 75% por los recortes en sanidad” comenta Garrido. Según cuenta, en Andalucía existe un concierto por el que se presta asistencia a pacientes que requieren ayuda para mejorar la comunicación, pero lamenta que la atención no sea adecuada. “La Junta ofrece este servicio para ahorrar mucho dinero cuando el de Málaga realmente es de denuncia y de horror”.

Para mostrar precisamente la importancia de su labor, a lo largo de la mañana se han ofrecido distintas mesas redondas centradas en la Asfasia, la discapacidad en el habla causada por daños cerebrales.

No obstante, su trabajo de rehabilitación se centra en distintos campos: las alteraciones de articulación, trastornos de fluidez verbal, retraso del habla, trastornos del lenguaje oral y escrito, disfonías, laringectomías, trastorno por déficit de atención y numerosas patologías del aparato fonador o enfermedades degenerativas.

En Andalucía ocurren más de 7.300 casos nuevos de afasia post-ictus al año. La afasia es un trastorno del lenguaje secundario a un daño cerebral adquirido que afecta a las áreas del lenguaje y puede acarrear dificultades de expresión, comprensión del lenguaje, dificultades en la lectura, escritura y/o cálculo, según ha detallado la decana del Colegio de Logopedas de Andalucía, Carmina Martín Garrido.

El ictus es la causa más frecuente de este trastorno y recientemente se ha estimado que en Andalucía ocurren más de 7.300 casos nuevos de afasia post-ictus al año. Este tipo de dolencia se asocia a una elevada morbilidad, mortilidad y gasto sanitario y sólo un 20 por ciento de los afectados se recupera espontáneamente.

 

Más